La reordenación de la TDT costará 286 millones de euros

El ministro de Industria, Turismo y Comercio, José Manuel Soria, adelantaba el pasado viernes que la reordenación de la TDT costará 286 millones de  euros y que correrá a cargo del Estado, durante la rueda de prensa  posterior al Consejo de Ministros, en el que se ha aprobado el Real  Decreto por el que se aprueba el Plan Técnico Nacional de la  Televisión Digital Terrestre (TDT) y se regulan determinados aspectos  del dividendo digital.

Además, el titular de Industria ha asegurado que el plan persigue  también garantizar las actuales emisiones tanto nacionales como  autonómicas. Igualmente, Soria ha puntualizado que tendrán que reantenizarse 998.000 edificios residenciales colectivos y ha avanzado que  próximamente se aprobará un Real Decreto que establecerá los  procedimientos para que las ayudas del Estado lleguen directamente a  las comunidades de propietarios que tienen que proceder a la  reantenización.

En total, este Real Decreto conllevará la adaptación de las  instalaciones de 12,9 millones de viviendas. Por el contrario, no  afectará a 21 millones de ciudadanos (el 45% de la población),  distribuida en 9,2 millones de viviendas unifamiliares y 179.000  edificios colectivos.

Según han explicado fuentes ministeriales, las comunidades de  vecinos que necesiten antenizarse podrán empezar desde este mismo  viernes a solicitar presupuestos para llevar a cabo esta medida. El  proceso a seguir establece que primero serán éstas las que paguen la  antenización y, posteriormente, "con carácter inmediato" recibirán  las ayudas establecidas por el plan. No obstante, el Ejecutivo únicamente pagará la factura enviada con  un máximo autorizado por la Comisión Europea, establecido tras una  consulta pública el año pasado. Así, las ayudas estarán en torno a  150 euros de máximo para los edificios que deban antenizar un  múltiplex digital y de 550 euros para las que deban antenizar cinco  múltiplex, estableciendo una media de 100 euros de ayudas por  múltiplex.

El ministro ha recordado que el plan inicial preveía un coste de  reantenización de 800 millones de euros, por lo que el objetivo del  plan aprobado este viernes es tanto disminuir el coste total de la  liberalización del dividendo digital, como garantizar toda la oferta  televisiva nacional y autonómica que ahora mismo se está emitiendo y  mantener e impulsar las actuales emisiones de HD.

Mientras que el plan anterior obligaba a adaptar 1,2 millones de  edificios con un coste medio de 42 euros, el actual contempla únicamente la antenización de un millón de edificios y un coste de  22,6 euros por hogar de media. Tal y como han aclarado estas mismas  fuentes, se trata de una estimación media que variará en función de  las zonas y las actuaciones que requieran los edificios.

La oferta básica de canales, garantizada
En el acuerdo de Consejo de Ministros, también se ha aprobado un  plan de actuaciones para planificar las nuevas frecuencias dentro de  toda la geografía nacional, que consta de 75 zonas geográficas, un  calendario de liberación del dividendo, que tiene que estar antes del  1 de enero de 2015 y la aprobación de un plan de comunicación para  llegar a todos los televidentes afectados y que mantengan el 100 por  cien de la cobertura.

En cuanto al impacto de este plan, ha apuntado que los  licenciatarios  deberán proceder a un cambio de frecuencias, para los  ciudadanos habrá un plan "menos complicado" que el de 2010 y  permitirá desarrollar la cuarta generación de 4G en la banda de los  800 mhz. En concreto, la reordenación de los canales de las televisiones  debe de producirse en el plazo de un mes, y ya no podrán moverlos en  el plazo de cinco meses. Por su parte, los usuarios contarán también  con ayudas 'extra' en cuanto a la resintonización: Industria estima  que un tercio de los receptores de televisión se resintonizarán  automáticamente, otro tercio avisará al usuario antes de la  resintonización y en otro tercio deberá ser el propio telespectador  el que proceda al ajuste.

Estas fuentes han insistido en que el plan garantizará la oferta  básica de canales para el ciudadano incluso en el caso de que no  hiciera la resintonización, puesto que serán los canales de menor  audiencia los que pasen a diferentes frecuencias. No obstante, si a  partir del 1 de enero de 2015 no ha resintonizado, dejará de ver esos  canales que no entren en la nueva frecuencia.