Telefónica, Vodafone y Orange compartirán la fibra óptica dentro de los edificios

Telefónica, Vodafone y Orange acaban de firmar un acuerdo que permite el uso compartido de las infraestructuras verticales de fibra óptica en edificios. En un comunicado, las operadoras han señalado que en el acuerdo se detalla qué tipo de edificios serán objeto de compartición de la infraestructura de verticales, así como los procedimientos técnicos que lo harán posible.

“Los operadores especificarán progresivamente en qué ciudades, zonas y edificios quieren instalar su fibra, y el operador gestor del edificio, por su parte, preparará un plan de entrega de esas infraestructuras”, explican las compañías. De igual forma, el acuerdo contempla también la posibilidad de ceder las acometidas existentes o de que cada compañía construya las suyas propias.

Al mismo tiempo, afirman, el acuerdo está basado en un principio de reciprocidad, de manera que los tres operadores podrán hacer uso de los despliegues de verticales de sus competidores allí donde los necesiten. “A partir de la firma, la infraestructura ya desplegada por Telefónica podrá ser progresivamente empleada por Vodafone y Orange. Recíprocamente, cuando estos dos operadores desplieguen infraestructuras nuevas fuera de la cobertura de Telefónica, ésta última podrá solicitar también el uso compartido de los verticales de sus competidores”, indican.

La compartición de la infraestructura vertical en edificios se hará mediante un solo pago por cada vertical, que le otorgará al operador derechos de uso durante un periodo no inferior a 20 años. Los precios que regirán para ese uso los marcará, mediante resolución, la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones. Fuentes de las operadoras señalan que hay unos precios provisionales, que no aceptan ni Vodafone ni Orange, que cambiarán una vez que se pronuncie el regulador.

Asimismo, el "acuerdo alcanzado se detalla qué tipo de edificios serán objeto de compartición de la infraestructura de verticales, así como los procedimientos técnicos que lo harán posible. Los operadores especificarán progresivamente en qué ciudades, zonas y edificios quieren instalar su fibra, y el operador gestor del edificio, por su parte, preparará un plan de entrega de esas infraestructuras".

El acuerdo, que desbloqueará las inversiones y agilizará el desarrollo de la fibra de Vodafone y Orange, "contempla también la posibilidad de ceder las acometidas existentes o de que cada compañía construya las suyas propias". Llevaban peleándolo Vodafone y Orange desde hace mucho tiempo y por fin han sumado a Telefónica a su causa. Los principales operadores de telecomunicaciones españoles han pactado compartir las infraestructuras verticales de fibra óptica en los edificios.